maryam

Maryam, a la que animaron a buscar una “meaningful profession”

Ahí queda ese título, querida mía.

La frase es de Franco Nembrini, y según cuenta él mismo, es lo que más agradece a sus padres. Que le hayan transmitido el sentimiento de grandeza y positividad de la vida.

Hoy me ha explicado esa frase una matemática iraní. Yo no conocía hasta hoy a Maryam Mirzakhani, que resulta que es la primera mujer que ganó una medalla Fields (que en términos periodísticos es “el nobel de las matemáticas”). Bueno, pues resulta de Maryam que es de nuestra quinta, ya está en la Casa del Padre. De hecho por eso sé de su existencia, y por un comentario de mi hermana, matemática también, que en una sobremesa familiar se lamentó de ese hecho (no de ser matemática, ni de no saber quién era, entiéndeme).

Y esta semana me he cruzado con una entrevista que le hicieron hace tres años. En ella cuenta algunas cosas de su vida, como por ejemplo el origen de su fascinación por las matemáticas, y eso que de pequeña soñaba con ser escritora. Pero así, de pasada, cuenta que para sus padres lo importante era que “we have meaningful professions”. Lo pongo directamente en inglés, porque “meaningful” tiene mucha más fuerza. Algo así como que la profesión que se elija esté “llena de sentido”, y no eso que los de mi generación llamábamos “salidas”.

 

Anuncios