Me llevas la delantera, sí.

No sólo una semana, la de tu Viernes de Dolores y mi Viernes Santo,

No sólo por tu alma de película de Howard Hawks, (siempre serás más divertida, tierna e inteligente que yo)

Me llevas la delantera porque me quieres más y primero,

Y por eso, lleno de estupor, reconozco en ti una luz reflejada,

una historia, la tuya, que refiere a la Gran Historia.

Anuncios